Contáctanos

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Asunto

Su mensaje

He leído y acepto las condiciones (aviso legal y política de privacidad)

Epidemia de la Obesidad ( Parte II ) - doloressaavedra
106
post-template-default,single,single-post,postid-106,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

Epidemia de la Obesidad ( Parte II )

19 Feb Epidemia de la Obesidad ( Parte II )

Como veníamos contando en la primera parte del artículo, la “epidemia de obesidad” y sus comorbilidades solamente pueden ser explicadas a la luz de la evolución la que está determinada por la interacción de los genes y el medio ambiente: por un lado “la mutación” que ha conferido ventaja selectiva y por otro “la selección natural”, lo que se traduce en supervivencia del más fuerte o del mejor adaptado a las circunstancias particulares presentes en un momento o situación determinada.

Hace 5 millones de años era el paraíso y en aquel tiempo, cuando existían bosques tropicales, habitaba el mono hominoide Ardipithecus Ramidus. Tenían abundancia de alimentos al alcance: frutas, tallos blandos, flores, etc. Poseían alta sensibilidad insulínica y como no precisaban reservas de energía no ahorraban grasa. No existía la obesidad. (Campillo J.E. “Las perspectivas evolucionistas de la  Obesidad“ Rev  Esp Obes 2004,3:139-151)

Hace 4 millones de años se produjeron grandes cambios de temperatura: avanzó la sequía, los bosques se hicieron menos densos, aparecieron los grandes claros y.pastizales. Era el mundo de Lucy, una mujer del grupo hominido Australophitecus Afarensis. Su esqueleto era de brazos largos, aptos para la vida arbórea, pero también para la bipedestación; y como su dieta era de vegetales (hojas, bulbos, tallos) precisaba un aparato digestivo más desarrollado y por eso tenía el tórax acampanado.

 Hace dos millones de años apareció el hambre. Se precisó adaptación: almacenar reservas. Por tanto, la respuesta evolutiva fue la variación del papel insulínico; se inició la sensibilidad diferencial: baja en el músculo y alta en otros tejidos. Se crea resistencia para permitir el incremento de depósitos grasos sin limitación homeostática. En esa época los individuos iniciaron la “dieta de carroñeros”, por lo que su metabolismo tuvo que modificarse hacia un metabolismo de carnívoros. Así, a una mayor insulinoresistencia, un mayor ahorro de grasas. Se considera por los evolucionistas como el debut del gen “ahorrador”.Deesta forma se desarrollaron los depósitos grasos que permitieron la supervivencia de los individuos hasta la nueva posibilidad de encontrar alimento. El depósito graso fue primordialmente abdominal en hombres (“Mono obeso”) aprovechando la cavidad abdominal para almacenar la grasa y facilitar su transporte en las correrías de estos homínidos nómadas, mientras que se formaron depósitos glúteo-femorales en mujeres (Venus de Willendoorf) quienes requerían la cavidad abdominal sin grasa para permitir el crecimiento del útero para el desarrollo del feto. (CAMPILLO ALVAREZ J. EL MONO OBESO y VALENZUELA B, Alfonso. EVOLUCIÓN BIOQUÍMICA DE LA NUTRICIÓN: DEL MONO DESNUDO AL MONO OBESO. Rev. chil. nutr., dic. 2007, vol.34, no.4, p.282-290. ISSN 0717-7518 )

 Hace cien mil años: ocurrió un  cataclismo: El enfriamiento del globo. Fue una etapa dura, pero estaban preparados, tenían masa y fuerza musculares de atletas (en los cromañones 17 % más que la actual), una dieta alta  en proteínas (>40%) y escasa en grasas. Sobrevivieron gracias a la insulinoresistencia que se fue afianzando en su genoma a lo largo de millones de años; fue la época del homo sapiens neanderthalensis sapiens sapiens.

 Hace 20.000 años, las temperaturas se elevaron, y el clima era más benigno.Pero los sobrevivientes de miles de años de frío y penalidades ya poseían capacidades fisiológicas y cerebrales: disponían de fuego, armas y utensilios. Ya habitaba el homo habilis. 

 Hace 15.000 años se fundieron los hielos terminó la glaciación.

Hace 10.000 años comenzó la agricultura, se domesticaron animales, aparecieron el pan, las conservas y las bebidas fermentadas. En la dieta volvieron a predominar los hidratos de carbono.Hace menos de 10.000 años, nuestros antepasados portaban en sus células el genotipo ahorrador como tendencia genética a la insulino-resistencia.

 ¿Qué sucedió en los siglos XX y XXI? ¿Se regresó al paraíso? ¡¡Llegan nuevos hidratos de carbono!!

No Comments

Post A Comment